Versión Inglesa

Dos volcanes en Guatemala - Fuego y Pacaya - han mostrado recientemente signos de aumento de la actividad. De acuerdo con reportes Programa Global de Vulcanismo  del Smithsonian Instituto y del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala (INSIVUMEH), ambos volcanes han presentado actividad explosiva a principios de febrero, arrojando ceniza volcánica y gas a la atmósfera. Se ha reportado la caída de ceniza volcánica de estos volcanes en varias comunidades cercanas, como Santa Sofía, Panimache, Morelia y Yucatán, Sangre de Cristo, Palo Verde y Yepocapa.

La Dirección General de Aeronáutica Civil de Guatemala (DGAC) ha emitido una Alerta Amarilla para la región debido a las amenazas por ceniza volcánica. Según el análisis del Centro Socioeconómico de Datos y Aplicaciones (SEDAC), ambos volcanes representan una alta amenaza para la vida humana debido a su proximidad a áreas altamente pobladas (ver esto en  datos SEDAC  en  NASA Worldview). La erupción de Pacaya en 2014 causó la caída de cantidades significativas de ceniza en la Ciudad de Guatemala, y la erupción del Volcán de Fuego en 2018 causó la muerte de casi 200 personas, según reportes de prensa.

El satélite Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA) capturó esta imagen el 8 de febrero de 2021, mostrando el volcán Pacaya a la izquierda y el volcán de Fuego a la derecha, con la Ciudad de Guatemala en la parte superior derecha. La lava de los volcanes se puede ver en rojo. Créditos: NASA Worldview, Copyright: contiene datos procesados de Sentinel-Copérnicus (2021) procesados por la ESA.

El Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra de la NASA ha sido activado para apoyar los esfuerzos de reducción de riesgos para estas erupciones, respondiendo a una solicitud de asistencia del Centro de Coordinación para la Prevención de Desastres en Centroamérica y la República Dominicana (CEPREDENAC),  y trabajando en estrecha colaboración con las partes interesadas locales, incluido el INSIVUMEH.  El Programa está trabajando para identificar y analizar los datos de observación de la Tierra que pueden ayudar a monitorear el flujo de lava y los cambios en la superficie de los volcanes, así como los cambios de temperatura y otros datos relevantes para el monitoreo remoto de la amenaza.

Este interferograma muestra el cambio detectado en la superficie del volcán Pacaya entre el 21 de enero y el 2 de febrero de 2021. Los datos muestran deformación en los flancos oeste y suroeste (cuadro rojo) debido a la acumulación de lava. Créditos: Judit González Santana, Dra. Christelle Wauthier, Penn State University.

Investigadores del Programa de Superficie e Interior terrestres de la NASA y la Universidad Estatal de Penn han utilizado datos infrarrojos de onda corta del satélite Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA) para monitorear la progresión de los flujos de lava en Pacaya, y están utilizando datos del Radar de Apertura Sintética Interferométrica (InSAR) para estudiar la deformación superficial del volcán Pacaya a lo largo del tiempo. Los datos del instrumento Radiómetro Avanzado de Emisiones Térmicas y Reflexión Espacial(ASTER)a bordo del satélite Terra de la NASA también se utilizan para rastrear anomalías térmicas.

 

 

Related Impact